¿De verdad quiere que su personal pueda elegir lo que usa?


En este blog ya hemos tratado la cuestión de permitir que los empleados elijan y utilicen sus propios portátiles y teléfonos.

Muchas y numerosas buenas razones y potenciales ventajas respaldan el concepto de que las empresas dejen de adquirir equipos informáticos y permitan a sus empleados utilizar sus propios dispositivos.

Un reciente estudio llevado a cabo por el Chartered Institute of Personnel & Development, sin embargo, contradice la extendida opinión de que “si lo permites, lo harán”. El informe asegura que el porcentaje de empleados que quieren usar sus propios equipos informáticos es de tan solo el 14% en algunas empresas.

Es una cifra realmente baja y, para algo que ha recibido tanta atención en la prensa especializada, no parece demasiado relevante.

El bajo nivel de interés tendría varias explicaciones posibles.

Desde luego, no podemos descartar por completo que el sector haya exagerado la importancia de permitir que los empleados elijan sus propios portátiles y tablets; ahora bien, la explosión de popularidad de este tipo de dispositivos no parece respaldar esa posibilidad. Si la gente los compra es porque quieren utilizarlos y disfrutar de la flexibilidad que ofrecen.

Otra explicación igual de probable, si no más, es que la encuesta haya captado cierta reticencia entre los encuestados.

Es razonable esperar que, mientras algunas personas querrán usar su propio smartphone, iPad o cualquier dispositivo como su herramienta de trabajo principal para poder trabajar a cualquier hora y desde cualquier sitio, habrá otras que no quieran sentirse obligadas a estar disponibles por la noche y durante los fines de semana.

Otra razón podría ser, simplemente, que haya quien piense que es responsabilidad de la empresa proporcionar a sus empleados las herramientas necesarias para realizar su trabajo.

El temor de sentirse obligado a estar disponible a disposición del jefe a todas horas y en cualquier lugar es algo que tiene solución. Para ello conviene contar con directrices y procesos que permitan a todo el mundo saber a qué atenerse y qué se espera de ellos.

A medida que se desarrollan nuevas formas de trabajar que, normalmente, van en conjunción con la introducción de nuevas tecnologías, aumenta la necesidad de definir con claridad las funciones y responsabilidades de cada empleado.

¿Qué le parece a usted que podría hacerse para que la gente estuviera interesada en esta forma de trabajar? Sea cual sea su opinión, ¿por qué no la comparte con nosotros?

Contacta con un especialista

900 800 607

Chat en vivo con Ventas

Horario de chat de 9am a 5pm

Habla con nosotros

Contacta nuestro equipo de venta