Emprendedores en España: optimismo frente a la crisis


A lo mejor usted no sabía que una de las mayores start-ups de Europa por facturación (casi 4.000 millones de euros) tiene su sede en Barcelona ,eDreams  parte del grupo Odigeo o que otra, Gowex, con sede en Madrid,  alcanzó en diciembre de 2013 una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros. Solo unos meses antes, en septiembre,  el gigante americano Intel compraba la start-upsevillana, Indysis, que se convertía en la primera compra realizada en nuestro país en los más de 20 años de historia inversora de la americana, con más de 1.000 inversiones por el mundo, días después Groupon compró  la start-up madrileña Blink. Por su parte Softonic recibió en 2013 una inversión de más de 82,5 millones por parte del suizo Partners Group y AlienVault, fundada por españoles e impulsada por Venture capital basado en España, levantaba una ronda de 26 millones de dólares en Silicon Valley. Y es que aunque muchas veces lo olvidemos, en España sí hay emprendedores y start-ups de éxito

Mejoras en el ecosistema emprendedor

Con la crisis también nos llegó otra muestra de vitalidad: una explosión de emprendimiento. Un indicador de ello es el brote de aceleradoras de startups creadas de la mano privada. Así, desde 2008, han surgido más de 30 aceleradoras, prueba de la vitalidad emprendedora del país. Esta tendencia no es específica a España: en toda Europa estamos registrando este empuje. Hoy en día hay más de 260 aceleradoras en las 10 principales economías del continente (más que las 200 existentes en EE UU). Entre 2007 y 2013, el número de aceleradoras ha crecido en Europa nada menos que un 400%, algo inédito. Y más sorprendente quizás todavía: España, con un total hoy de 38, se coloca por delante de Francia y Alemania; es, de hecho, el segundo país europeo en número de aceleradoras e incubadoras, por detrás de Inglaterra (50) y no muy lejos de Israel (44).

Algunas de ellas nacieron de la mano de multinacionales como Repsol, BBVA, CAF, La Caixa o Agbar, sólo por mencionar algunas que han desplegado fondos de venture capital, programas de emprendimiento, o aceleradoras corporativas para startups. Hay en la actualidad unos 971 fondos corporativos de venture capital operando en el mundo. La mayoría están en EE UU (396). Sin embargo —otro mito se derrumba—, España se coloca hoy en el top 15 mundial de países con 13 fondos corporativos de venture capital, igualando Israel e Italia y superando Noruega y Dinamarca.

Empresarios del país también apostaron, con sus fortunas personales, por las startups como es el caso de Juan Roig que ha creado Lanzadera, una aceleradora asentada en Valencia desde su  family office. En Madrid, José Manuel Entrecanales ha transformado su fundación en un vehículo de financiación para  apoyar  a los startups.

 

 

 Asignaturas pendientes

1) Financiación y apuesta económica por la innovación: tendríamos que aprovechar la crisis para triplicar el esfuerzo en esta área. Si bien la apuesta pública es relativamente importante, donde pecamos es en materia de impulso a la innovación procedente del sector privado. Una manera de medir nuestra tibia apuesta por la innovación es simplemente recordar que mientras en Israel y en Estados Unidos el venture capital (capital riesgo) alcanza los 140 y 70 dólares per cápita, respectivamente, en España el capital emprendedor en start-ups tecnológicas apenas alcanza 2 euros por habitante. Nuestro retraso no es solo con los países OCDE: los mercados emergentes están apostando fuerte por la innovación y el emprendimiento. China se ha convertido, en 2012, en el segundo hub mundial de venture capital del mundo, muy por delante de los europeos, Reino Unido y Alemania; India y Brasil ya superan a España en este rubro. Los últimos rankings 2012 publicados por el IESE en materia de atractivo para el capital emprendedor y el capital riesgo apuntan a que los emergentes suben escalones con respecto al año anterior (+2 para China, +4 para Chile, +6 para Brasil), mientras los europeos bajan peldaños (-1 para Reino Unido, -2 para Alemania y -2 también para España). En un estudio reciente, McKinsey apunta que si bien Estados Unidos es el país del mundo con el ecosistema más favorable para el emprendimiento, China ya se sitúa en el puesto número tres de este escalafón, justo por delante de India y África del Sur. La mitad del Top 20 mundial son países emergentes y España se sitúa en el peldaño 16, por detrás de países como Brasil, Corea del Sur, México o Turquía.

2) Universidad y Formación: existe un gap enorme entre los perfiles que las empresas demandan y los que las universidades forman. Sirva como ejemplo el de la ingeniería :  no producimos suficientes ingenieros. Las empresas se están rifando estos universitarios (en este sector apenas hay paro), pero entre 2003 y 2011 los universitarios inscritos en estas carreras no han aumentado, sino más bien todo lo contrario: ¡han bajado un 40%!

3) Burocracia y falta de facilidades administrativas: nuestro país pese a los avances en la ley de emprendedores sigue siendo “hostil” fiscal y burocráticamente con los emprendedores, especialmente cuando se compara con los EEUU o con los nuevos players asiáticos:

Contacta con un especialista

900 800 607

Chat en vivo con Ventas

Horario de chat de 9am a 5pm

Habla con nosotros

Contacta nuestro equipo de venta