Inteligencia Artificial: clave en el éxito empresarial del siglo XXI

HomeBlogsInteligencia Artificial: clave en el éxito empresarial del siglo XXI

Por Joan Monraba, director general de Colt Technology Services en España

La IA está cambiando y cambiará la forma en que las empresas gestionan sus servicios de red, pero tendrán que superar varios retos para maximizar los beneficios de esta potente tecnología y de rápida evolución. El uso de la inteligencia artificial en las empresas está cambiando profundamente la forma de trabajar.

La proliferación de casos de uso de la IA en la empresa no sólo se está incrementando, sino que también está evolucionando ante la incertidumbre actual del mercado como consecuencia del COVID-19. Durante los últimos 3 años, hemos visto cómo las empresas incorporaban más tecnologías de IA a sus operaciones comerciales con el objetivo de ahorrar dinero, impulsar la eficiencia, generar conocimiento y crear nuevos mercados.

El valor de la IA para las empresas del siglo XXI se ha comparado con el valor estratégico de la electricidad a principios del siglo XX, cuando la electrificación transformó industrias, como la manufacturera, y creó otras nuevas como los medios de comunicación de masas. El mayor impacto de la IA en las empresas en un futuro próximo se deriva de su capacidad para automatizar y aumentar los trabajos que hoy realizan los humanos.

El futuro de los servicios de red pasa por la automatización. En un ecosistema digital cada vez más complejo, hay que transferir cantidades de datos cada vez mayores en tiempos cada vez más cortos, con una latencia muy pequeña. La toma de decisiones y las intervenciones humanas son demasiado lentas para reaccionar en tiempo real ante los acontecimientos que se producen en esta infraestructura dinámica. No importa si ese evento es un fallo de la estructura física, un ciberataque o un aumento del ancho de banda debido al incremento del tráfico de datos.

La alta velocidad de reacción será necesaria porque los procesos sostenidos por la infraestructura así lo requieren: por ejemplo, la conducción autónoma o las máquinas operativas en los hospitales. Solo la inteligencia artificial puede proporcionar esta automatización. Por tanto, el sector de las telecomunicaciones está bien asesorado para invertir en este campo.

El uso de la IA para optimizar la red será, en un futuro, un criterio de selección para las empresas al escoger sus proveedores de servicios. Pero el desarrollo de escenarios de aplicación para la inteligencia artificial en las redes solamente será posible con la cooperación entre los fabricantes de los componentes, los proveedores de servicios de red, los proveedores de nube, los integradores de sistemas, los proveedores IA y los operadores de red. Esta es una realidad que debemos tener en cuenta para la evolución de esta tecnología.

Los entornos cloud han ayudado a hacer posible las aplicaciones de IA, no solo proporcionando la potencia de cálculo necesaria para procesar y gestionar big data en una arquitectura escalable y flexible, sino también ofreciendo un acceso más amplio a los usuarios de la empresa.

La integración continua de la inteligencia artificial (IA) en la gestión de redes sigue aumentando. El día de mañana, la toma de decisiones y los tiempos de reacción humanos podrían no ser suficientes para gestionar una red empresarial. La IA será capaz de superar estas deficiencias aportando conocimientos basados en información histórica, que podrán aplicarse a situaciones futuras con una rapidez y precisión sin precedentes. Los sistemas de IA aprenden y crecen con el tiempo, haciendo ajustes basados en datos y reglas. Por ejemplo, algunas IA utilizarán la simulación para observar la actividad del mundo real antes de aplicar lo aprendido a situaciones futuras similares.

La IA está ayudando a las redes empresariales a ser más eficientes utilizando algoritmos basados en datos para identificar patrones dentro de la infraestructura de la empresa. Ayudará a detectar, recopilar y analizar conexiones de todas las partes de un entorno empresarial (por ejemplo, enrutadores, conmutadores, dispositivos de optimización WAN). Después, proporcionará información en tiempo real sobre el rendimiento de la red, para que las empresas puedan detectar los problemas más rápido que nunca, reduciendo o eliminando las interrupciones de servicio al solucionar automáticamente los fallos en cuanto se producen.

Es cierto que los análisis tradicionales se han utilizado durante mucho tiempo para las operaciones de red, pero no son la mejor opción para ayudar a las empresas a automatizar sus operaciones de red o tomar mejores decisiones de planificación de capacidad y seguridad. La IA permite a las empresas recopilar muchos más datos sobre sus redes, incluyendo el rendimiento de las aplicaciones en entornos de producción o cómo afectan los distintos tipos de ataques a los procesos empresariales.

Al crear conexiones extraordinarias que hacen que todo sea posible, desde Colt estamos ayudando a dar forma a un futuro emocionante y positivo. Un mundo en el que la conectividad ilimitada mejora vidas, redefine los negocios y es pionera en sostenibilidad. La IA cambia las reglas del juego de los servicios de red y ayuda a las empresas a sacar partido de sus activos.

Ver este vídeo sobre IA desde la perspectiva de Marisa Botella, Account Manager en Colt.

Recent blog posts

Grupo CIMD escoge Colt para guiar la migración exprés de su centro de contingencia

Ceñir la actividad empresarial de CIMD a un solo ámbito resulta complicado. Sus operaciones principales se diseminan por ...
Continue Reading

El futuro de la experiencia del cliente

A medida que avanza la tecnología, la forma en que las empresas interactúan con sus clientes cambia rápidamente. ...
Continue Reading

Cinco formas en que el multicast de datos en la nube está transformando los mercados financieros

Los datos en tiempo real ayudan a eliminar el riesgo de error humano en el procesamiento, permiten un ...
Continue Reading