La conectividad bajo demanda: así se cambian las reglas del juego en la inteligencia de los negocios

Por Joan Monraba, director general de Colt Technology Services en España

En los últimos años las empresas han tenido que adaptarse a muchos cambios. Ante tanta incertidumbre, ¿cómo pueden los CIOs y sus equipos hacer planes a largo plazo? La solución, sin lugar a dudas, será contar con una infraestructura flexible que ofrezca un servicio bajo demanda.

Los servicios en la nube están diseñados pensando en la agilidad y en un modelo «basado en el consumo» desde el principio. Cada vez más, las empresas están acostumbradas a pagar por lo que necesitan y a poder reducirlo cuando no haga falta. El problema está en la red, ya que muchas empresas siguen atrapadas en un sistema anticuado: presupuestos elaborados a mano, formularios y procesos que consumen mucho tiempo… todo ello con contratos estáticos de larga duración que obligan a anticipar qué van a necesitar en el futuro. O peor aún, a pagar más de lo que necesitan.

La red bajo demanda permite a las empresas tener el control de sus conexiones. Los clientes pueden ajustar el ancho de banda, ampliarlo y reducirlo cuando dejen de necesitarlo, pagando así el servicio mínimo en los momentos en los que la necesidad es menor. Esto permite que las compañías ahorren tiempo y dinero, siendo más productivas y eficientes.

Este tipo de red también facilita una mejor respuesta ante cambios o imprevistos, responder a nuevas circunstancias, acontecimientos estacionales o grandes eventos que reúnan a una gran cantidad de personal en la oficina. Sea como sea el cambio, todas y cada una de las partes de la infraestructura deben poder ampliarse o reducirse rápidamente para adaptarse a las necesidades del momento.

Esta estructura digital es la base de cualquier empresa conectada. La estructura ágil incluye: la red, la computación y el almacenamiento y, después, las aplicaciones y las plataformas en la nube que mantienen al negocio en marcha y a sus empleados conectados. Sin esta base, las empresas no pueden funcionar ni dar servicio a sus clientes.

Actualmente las empresas que invierten en infraestructura digital la utilizan para diferenciarse de la competencia: les ayuda a innovar más rápido, a prestar un mejor servicio y a reaccionar rápidamente ante los cambios. Una infraestructura digital proactiva puede beneficiar a numerosas empresas, desde una tienda que vende mucho durante la época navideña hasta una start-up que está empezando y organiza reuniones internacionales una vez a la semana.

El sistema antiguo, en el que firmas un contrato fijo para los próximos tres o cinco años, está obsoleto. Por ello, las empresas del ecosistema de la infraestructura digital han cambiado las reglas del juego. Una mayor capacidad de respuesta y destreza digital son fundamentales para superar el desafío actual.

Recent blog posts

Global manufacturing company trusts Colt for critical connectivity between the Middle East and Europe

The customer: A household name in manufacturing with operations worldwide, including a long-standing presence in the Middle East. ...
Continue Reading
Image shows Google logo in colour with the words 'Peering Provider Verified Gold' beneath it

Colt es nombrado uno de los primeros Gold Google Verified Peering Providers

La expansión global de la red y las múltiples interconexiones con Google son los aspectos clave que están ...
Continue Reading

Colt amplía el Tránsito IP de banda ancha a nuevas ciudades europeas como parte de la inversión en la red global

La estrategia de expansión incluye una nueva infraestructura digital IP Transit de 400 G que conecta Frankfurt, Londres, ...
Continue Reading